Encuéntranos en...

           Contáctanos

ChileAsiático

Santiago de Chile

2014-2019

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Instagram - Black Circle

Algunos consejos sobre Becas para Asia

1/3
Please reload

Filipinas, la prima lejana de Latinoamérica

 

Cuando se habla del sudeste Asiático, siempre se piensa en el Angkor Wat de Cambodia, las bailarinas de Bali, en Indonesia. Y más aún en las playas de Tailandia, que con su potente industria turística, han opacado un poco a Filipinas, un hermoso país que tiene mucho que ofrecer. Al no estar tan explotado por el turismo, todavía es posible encontrar muchas islas intactas, con sus aguas cristalinas y arenas blancas esperando por nadie, sin la amenaza de tropeles de personas que van y vienen, como es lo que ha pasado con la famosa Koh Phi Phi, en Tailandia, cuyas aguas han perdido el encanto turquesa. Sin embargo, Filipinas es una tierra que frecuentemente se ve azotada por tifones, unas lluvias interminables, con viento y escándalo como si estuvieran estrujando el cielo, y más encima, con calor. Al igual que en todo el Sudeste Asiático, se trata del monzón, lo que equivale a un estado de permanente lluvia desde Junio a Septiembre.

 

Y como en toda tierra tropical y exuberante, sus habitantes también irradian esa calidez: los filipinos son simpáticos y entradores, relajados y sencillos. Son nuestros primos lejanos; hay algo detrás de sus rasgos asiáticos que nos emparentan. Seguramente es lo que quedó de su pasado como colonia española, que no llegó al nivel de fusión cultural de América, pero que sí dejó muchos remanentes de ese proceso. Por ejemplo, los nombres de varias ciudades y calles, y la misma arquitectura. Caminar por ‘Intramuros’, el casco antiguo de Manila, es como estar en el barrio antiguo de alguna ciudad latinoamericana. Con calles adoquinadas y una catedral preciosa con reliquias coloniales, se siente ese sabor barroco muy familiar para nosotros. Además, los filipinos son devotos católicos, es el único país oficialmente cristiano en Asia.

 

 

Pero lo más curioso de todo, es la presencia de muchas expresiones del español que han salpicado al tagalog, la lengua oficial de Filipinas. “No hay problema”, se dice “Walang problema”, y es posible reconocer otras palabras como “gwapo”, “estudyante”, “sigue”, “derecho”, “para”, “pasahero”, “hardinero” y los números. Uno se siente casi mimetizado, al hablar español para subirse a un taxi o comprar, en la medida en que ambos idiomas coincidan: “Magkana ito? (¿Cuánto cuesta?) Veinte pesos.”

 

 

Sin embargo, las palabras en español están quedando en la generación de los abuelos, son parte de un pasado no muy grato para los filipinos. Después de la invasión de España, vino Estados Unidos, el que finalmente terminó por imponer su cultura, y desplazó el uso del español. De hecho, los filipinos son uno de los pueblos que habla mejor el inglés en el sudeste Asiático, algo casi natural para las generaciones más jóvenes. Estas influencias se ven reflejadas en  los nombres de las personas que, por lo general, tienen apellidos españoles, y nombres en inglés o español. Podríamos encontrarnos con Andrea Poblete, Bryan Quezada, Richard Abejero, Corazón Tugade, y quizás ninguno de ellos sepa hablar español. Por otro lado, usar nombres en inglés no tiene la carga social que en Chile ha llevado a la caricatura del “Brayatan”.  

 

 

Y dentro de este panorama multicultural, entre las generaciones jóvenes está naciendo un nuevo interés por revivir su propia cultura ancestral, especialmente por el antiguo sistema de escritura, el Baibayin, que existía en muchas partes del archipiélago filipino antes de la llegada de colonos. Sin embargo, lejos de reimplantarse su uso, está presente simbólicamente en estampados, poleras y otros artículos de diseño que intentan ser el eco de una cultura asfixiada por el imperialismo, como tantas otras en nuestro continente, que desaparecieron sin poder ofrecer resistencia.  

 

---

Pablo Salvador Lincura es licenciado en Artes de la Universidad de Chile y magíster en Historia del Arte en la China Academy of Art, en la ciudad de Hangzhou, becado por el gobierno chino. Ha participado de una residencia artística en el Shangyuan Museum, en Beijing, y se ha desempeñado como profesor de idioma español. Visita su página web.

Please reload

Volver a INICIO
Volver a INICIO
Volver a INICIO

Volver a INICIO

El Shintoísmo

03.07.2018

1/15
Please reload