Encuéntranos en...

           Contáctanos

ChileAsiático

Santiago de Chile

2014-2019

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Instagram - Black Circle

Algunos consejos sobre Becas para Asia

1/3
Please reload

Literatura japonesa en Escuela Salomón Sack

Durante el Mes del Libro, la escuela Salomón Sack de la comuna de Lo Espejo realizó una actividad donde cada curso eligió un tema de literatura. El Cuarto Básico escogió Literatura Japonesa. Yo participé en mi calidad de estudiante de traducción en japonés (Universidad de Santiago), para asistir y apoyar en la actividad.

 

Las actividades comenzaron con una introducción a la cultura japonesa, leyendo textos informativos respecto a la geografía de Japón, su alimentación, los templos, su religión, entre otros. También hablaron sobre la Segunda Guerra Mundial, las bombas atómicas y las consecuencias que se produjeron en la sociedad. Los estudiantes vieron imágenes de las ciudades más importantes, la tecnología, cine, manga y animé. Este último, era el más conocido para los niños, ya que habían visto varios programas en la televisión. Asimismo, realizaron un taller de origami donde hicieron grullas, sapos, flores y otros animales.

 

Las lecturas empezaron con el cuento "El Señor Saco de Arroz". Después leyeron "Urashima, el pescador", "La Mona y el Jabalí" y "El Espejo de Matsuyama". Con cada cuento realizaban actividades diferentes, como dibujarlos, inventar un nuevo final, elegir a sus personajes favoritos, entre otras. También los compararon con las costumbres y cuentos tradicionales chilenos, y reflexionaron sobre las diferencias y similitudes entre ellos.

 

Además, leyeron leyendas urbanas japonesas como la de "Futakuchi-onna", "Teke-teke", "Kuchisake-onna" y "Hanako-san, la niña del baño". Les gustaron mucho las historias de terror.

 

Luego, hicimos el taller de Kanji (caracteres de escritura china, usados por los japoneses) donde los introduje a la escritura japonesa, explicándoles los tres tipos que existen (kanji, y los silabarios hiragana y katakana). Escribimos 20 kanji, principalmente pictóricos, como flor, árbol, fuego, mujer, persona, niño, hombre, sol, luna; y los niños pidieron algunos: dragón, familia, bosque, perro, casa, escuela, gato, entre otros. Les gustó que existieran kanji parecidos a la realidad, que tenían significado con solo mirarlos, y les asombró que hubieran otros que representaban objetos tangibles, pero sin ningún parecido a la realidad. Para concluir, escribieron sus nombres en katakana junto a un autorretrato. 

 

En otra jornada, realizaron la "Biblioteca Itinerante" en el patio del colegio para mostrarle a los niños de otros cursos libros en japonés, explicarles de qué se trataban y cómo se lee el japonés. Entre ellos estaban "Momotarou", "Shiroi usagi to kuroi usagi", y algunos mangas (cómics japoneses) y revistas japonesas.

 

La profesora y los niños decoraron la puerta con motivo de la literatura japonesa y decoraron el diario mural con sus dibujos de los cuentos y personajes favoritos.

 

Para terminar el Mes del Libro, los niños se disfrazaron y presentaron su personaje favorito de la literatura japonesa. Presentaron quiénes eran, qué hacían y por qué se caracterizaron de esa forma. Habían Sailor Moon, Dragon Ball, Karateka, Ninja, y personajes de cuentos y leyendas urbanas. Hubo un concurso en todo el colegio del mejor disfraz, y ganó Franco, con su atuendo del Rey Dragón del cuento "El Señor Saco de Arroz".

 

Haber tenido este acercamiento a Japón, una cultura tan diferente a la nuestra, fue una gran oportunidad que los niños disfrutaron y aprovecharon al máximo. Conocieron cuentos y leyendas que se relata a niños de su misma edad al otro lado del mundo, por lo que pudieron reflexionar sobre su propia cultura. Por otro lado, el acercamiento a otro tipo de escritura, en la cual escribir es un arte, fue muy importante para pensar en cómo escribimos en occidente, con una función práctica. Fue especialmente interesante para los niños la cantidad de caracteres que los alumnos japoneses debían aprender a su edad, comparado con las 27 letras que ellos aprendieron. 

 

Este acercamiento de culturas separadas por miles de kilómetros, provocó en los niños un gran interés por saber más no sólo de Japón, sino que también de otras culturas asiáticas que son tan diferentes a la chilena. La actividad abrió sus miradas al mundo y a querer relacionarse con personas de otros lugares. Esta aproximación acercó Japón un poco más a los niños, como una cultura de escritores, cineastas y artistas, y con la que nos gustaría crear lazos de amistad aún más estrechos para conocernos más.

 

 

 

 

Please reload

Volver a INICIO
Volver a INICIO
Volver a INICIO

Volver a INICIO

El Shintoísmo

03.07.2018

1/15
Please reload